Cómo Funciona un Ecosistema

Un ecosistema funciona gracias al proceso y ejecución de varios ciclos biogeoquímicos y metánicos, en estos se transfiere energía.

Los ecosistemas contienen dos tipos de componentes: los abióticos, que son los elementos no vivos dentro de él como el aire, el suelo, el clima, el agua y demás. Luego están los bióticos, por su parte, son los elementos vivos dentro del ecosistema, como las plantas y los animales.

Estos dos grandes grupos de elementos interactúan entre sí para poder darle forma y existencia a los ecosistemas de la naturaleza.

Las plantas son consumidas por los herbívoros y estos por los carnívoros, lo que constituye una cadena alimenticia que crea en mayor proporción una “red de vida”, todo esto inicia por la energía que se recibe del sol y es necesario para la vida del ecosistema y para la del hombre.

Cómo Funciona un Ecosistema

Definición científica del ecosistema

Por definición, un ecosistema es una unidad básica del campo de estudio desde una perspectiva científica de la naturaleza. Es un entorno que está físicamente definido y está compuesto por dos elementos inseparables: el biotopo y la biocenosis.

El biotopo o abiótico: este es el entorno físico determinado con características fijas y definidas como el clima, la temperatura, la concentración de nutrientes, la humedad y el pH.

La biocenosis o biótico: este es el conjunto de seres vivos como los animales y las plantas que se encuentren en constante relacionar interdependiente.

El concepto de ecosistema se puede adaptar a distintas dimensiones y espacios dependiendo de la interacción de los elementos presentes en ellos, como microorganismos, plantas y animales o lagos de gran tamaño, cadenas montañosas y demás.

¿Qué es un ecosistema marino?

Los ecosistemas marinos son uno de los que más amplios y grandes en lo que se refiere a los ecosistemas acuáticos, incluyendo el este rango a los de agua dulce.

Además de tener un alto contenido de sal, estos ecosistemas cubren un 70% de la superficie terrestre. Algunos ejemplos de ecosistemas marinos son la superficie de los mares, los fondos marinos, los océanos pelágicos y las profundidades marinas.

También se pueden incluir como ecosistemas marinos los que están cerca de la costa como los manglares, los arrecifes de coral o los prados marinos. Los ecosistemas marinos se caracterizan también por las dimensiones abióticas y bióticas mencionadas anteriormente.

En este sentido, los componentes bióticos de estos ecosistemas serían los diferentes organismos y especies, parásitos y depredadores y los componentes abióticos de estos entornos serían la temperatura, la luz solar, los nutrientes presentes en el agua, la salinidad, la turbulencia y hasta la densidad del agua.

¿Cómo funciona un ecosistema?

Un ecosistema, por ser un entorno de relaciones naturales, es un sistema equilibrado, lo que significa que las relaciones e interacciones que tienen los diferentes elementos y organismos dentro de él contribuyen a establecer una estabilidad regular.

Un ejemplo de esto es notable en los ecosistemas de pastizales, en los que los herbívoros comen la hierba, pero a la vez permiten que crezca más con sus excrementos y se desarrollen en distintos sitios de la llanura.

El movimiento y la evolución son factores constantes en la vida de un ecosistema sano, ya que esto permite su crecimiento y la estabilidad dentro de sí mismo.

Los animales, plantas y microorganismos actúan de tal forma sobre el espacio de lo van cambiando lentamente. También se ve influenciado por medios externos que hacen que cambie su estructura y forma, como un fenómeno natural o climático.

Publicado en Actualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *