Cuáles son las consecuencias de que un perro coma azúcar

Si bien es cierto que los perros pueden y necesitan azúcares en su sistema como parte de su dieta, existen golosinas que no contienen los azúcares necesarios para su sistema. Y en cuanto un perro come cierta cantidad de azúcar peligrosa para este, se convierte en un alimento perjudicial para su salud y su vida.

Cuáles son las consecuencias de que un perro coma azúcar

Consecuencias de que tu perro coma azúcar

Es por esta razón que a cada dueño que posee uno o más perros se les recomienda estrictamente evitar darle de comer a sus mascotas dulces como helados y caramelos. Y en caso de dárselos, tienes que verificar que posean carbohidratos.

Pero como tal, los perros no necesitan que sus dueños les den de comer dulces, ya que la razón principal es que estos no son ningún aporte nutritivo para ellos. Lo que si es que si llegan a comerlo en grandes cantidades, el animal es muy propenso a padecer inflamaciones en todo su cuerpo.

Para el artículo de hoy te traemos algunas de las consecuencias y/o problemas que pueden aparecer en un perro que ha comido azúcares nocivos para su sistema. De manera que cree conciencia en todos aquellos que poseen perros o que son amantes de estos animales.

Malestar estomacal

Este es el principal problema que aparece en cualquier perro que haya comido alimentos con cantidades nocivas de azúcares. A simple vista no sabrás si tu perro tiene malestar estomacal, pero lo que si será evidente son los vómitos y la diarrea.

Todo tratamiento a base de azúcar que sea a corto plazo se convertirá en un problema. La razón es que los componentes que poseen algunos azúcares logran alterar el equilibrio  de los microorganismos que viven en el estómago del perro y al verse alterados provocará en el perro los problemas ya mencionados.

Puede que aún no lo sepas, pero todo animal necesita de bacterias y microorganismos para tener un intestino funcional y eficiente.

El simple hecho de alterar estos microorganismos se traduce a malestares, vómitos, diarrea y otros problemas en el intestino. Si no quieres que tu perro comience a defecar con rastro de sangre o que tenga una diarrea explosiva, evita a toda costa darle azúcar.

Toxicidad

El envoltorio de un dulce puede decir que no contiene azúcar, pero esto no significa que sea sano para tu perro. La razón es que posee edulcorantes artificiales. Esto es una sustancia tóxica para los perros, y los gatos.

Un ejemplo típico de estos dulces son los chocolates y toda su gama de opciones que existen. Estos, al igual que otros dulces, pueden y contienen teobromina. Esta sustancia no representa el más mínimo peligro para los humanos, pero para los perros es fatal.

Un perro no puede procesar eficientemente esta sustancia, claro está que todo dependerá del a cantidad que le des, pero de igual forma, lo mejor es no hacerlo.

Caries

Así como a los humanos le salen caries por comer demasiados dulces, lo mismo le sucede a los perros. Esto es posible gracias a que en la boca del perro existen bacterias. Dichas bacterias utilizan el azúcar para descomponerlo y producir ácidos.

Este ácido que se produce se convierte en una forma de deteriorar el esmalte dental y desgastar la capa externa de los dientes.

Pero por más que se quiera que los perros no consuman azúcar es imposible. Lo que si puedes hacer es darle una dieta con bajas cantidades de carbohidratos y cepillarle los dientes.

Aumento de peso

El azúcar que es refinada no contiene calorías, por lo que si tu perro ingiere alimentos preparados con este tipo de azúcar, con el tiempo subirá de peso. Lo cual puede resultar fatal para sus articulaciones y músculos.

Existe una gran cantidad de problemas asociados con la ingesta de azúcar en los perros Algunos de ellos son:

  • Problemas con las articulaciones.
  • Dificultad para respirar.
  • Desarrollo de enfermedades cardíacas.
  • Letargo.
  • Menor calidad de vida, es decir, apatía, poco interés en jugar, etc.
  • Diabetes y artritis.
  • Cambios metabólicos

El azúcar en el cuerpo puede llegar a alterar la producción y secreción de insulina. Una mala gestión de la insulina puede llegar a cambiar el color del pelaje del pelo, su capacidad de almacenar grasa, cambios en su sistema inmunológico y su capacidad de generar y/o almacenar energía.

Pueden parecer cambios pequeños, pero no lo son, ya que un perro cambie alguno o todos estos aspectos en su cuerpo, puede provocar que se vuelvan más débiles físicamente.

Publicado en Mascotas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *