Cómo funciona un glucómetro

Por la década de los 70, fue cuando apareció el primer autocontrol glucémico. Esto es un método altamente efectivo que es útil para quienes tienen problemas de diabetes y tienen dificultad de asistir a un centro hospitalario, clínica y demás entes, para así determinar los niveles de azúcar en la sangre.

Gracias a su desarrollo hace 50 años, al día de hoy muchas personas con esta enfermedad tienen y pueden tener a la mano un glucómetro, que como bien sabrás, son dispositivos encargados de medir los niveles de azúcar en la sangre y sin la necesidad de asistencia médica.

Gracias a este pequeño dispositivo, ahora las personas pueden ajustar sus tratamientos de insulina con mayor precisión según las lecturas que tienen del dispositivo.

Y así como resulta práctico para personas con diabetes tipo 1, también son recomendados para aquellos que tienen diabetes de tipo dos. Y seguramente seas una de esas personas que han visto a alguien utilizar este dispositivo sin saber a ciencia cierta cómo funciona.

Si sigues leyendo, descubrirás cuál es su funcionamiento y algunos datos más.

Cómo funciona un glucómetro

¿Qué es un glucómetro?

Son pequeños medidores compactos y efectivos que cualquier persona puede llevar consigo y medir su nivel de azúcar en la sangre, en cualquier momento del día.

Este dispositivo está constituido por tres elementos principales. El primero de ellos es básicamente un punzón o una pequeña aguja que te permitirá pincharte el dedo y hacer salir un poco de sangre.

El siguiente elemento es una tira de prueba de un solo uso, el cual usarás para recoger una pequeña cantidad de sangre y hacer la medición.

Por último está el medidor en sí, que se encarga de analizar la sangre e interpretar los valores obtenidos, para después mostrar el resultado en pantalla en forma numérica y fácil de entender.

¿Cómo funciona un glucómetro?

Lo primero que debemos hacer es saber que no existe un medidor de glucosa estándar.

Es decir, que no hay varios tipos de glucómetros en todo el mundo y aunque su principio básico sigue siendo el mismo en cada uno de ellos, lo cierto es que hay diferencias en cuanto al funcionamiento se refiere.

El medidor clásico de glucosa en sangre

Estos dispositivos vienen en presentaciones o formas diferentes. Por lo que si decides comprar uno, que sepas que los hay rectangulares, redondeados, en forma de tubo, entre otras formas.

Pero a pesar de ello, siguen funcionando de la misma manera, ya que están formados por tres elementos principales.

El primero de ellos es un dispositivo de punción, el otro una tira con propiedades reactivas que permite una mejor lectura de la sangre y un lector interno de sangre en sí. Básicamente es la misma explicación que dimos en el apartado anterior.

Ahora bien, dependiendo del modelo del dispositivo que se tenga, el lector puede tener dos tipos de funcionamiento diferentes a la hora de arrojar un resultado.

En primer lugar, existe la posibilidad que el glucómetro trabaje mediante electricidad y uso de los electrones.

Una vez que el glucómetro analiza la intensidad de corriente, el lector del dispositivo puede determinar el nivel de glucemia de la sangre que está analizando, claro teniendo en cuenta que se use una tira reactiva.

El glucómetro de electrodos

En este dispositivo la muestra que se toma para hacer el análisis, sigue siendo la misma que el glucómetro anterior. La diferencia es que en este caso no se utilizan tiras para el análisis, sino que se emplean electrodos.

Es decir, que una vez te pinchas el dedo y generas una pequeña gota de sangre, esta debe ser coloca en un lugar en donde se procederá a hacer una reacción química mediante electros y el resultado es que se obtiene la misma lectura que si se emplea tiras reactivas.

Claro está que este dispositivo analiza directamente la sangre gracias al lector del glucómetro, por lo que te podemos asegurar que los resultados de este modelo son mucho más precisos y se obtiene de una forma más rápida.

El glucómetro sensor

La gran diferencia y la ventaja posiblemente para muchos es que a diferencia de los otros modelos, en este caso carece de un dispositivo de punción. Así que ya no es necesario que te pinches el dedo y proporcionar una pequeña gota de sangre.

Claro que para poder utilizar este glucómetro, se requiere de un dispositivo el cual debe encontrarse ya sea en el estómago de la persona, en el brazo, o cualquier otra parte del cuerpo.

Ojo, con esto no queremos decir que deba ir internamente, sino que más bien se adhiere a la superficie del cuerpo y una vez aplicado, es resistente incluso hasta cuando te bañas.

Mientras que lo tengas pegado en el cuerpo, este pequeño sensor irá recogiendo información que va almacenando para después ser enviado al glucómetro y ser convertido en información útil para la persona.

El glucómetro conectado

Este es más o menos similar al anterior modelo, solo que en este caso si requiere pinchar a la persona para muestras de sangre. Es un dispositivo que mide los niveles de azúcar en la sangre en tiempo real, gracias a la conexión vía bluetooth o USB.

La ventaja es que el análisis lo puede hacer bien sea por electrodos o por tiras reactivas.

Publicado en Salud y Belleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *