Cómo Funciona un Marcapasos

La implantación de un marcapasos sin duda trae beneficios, pero implica un alto riesgo para la persona que necesita utilizarlo.

Muchos hemos escuchado qué es un marcapasos, pero sabemos poco sobre su uso, la forma en la que funciona y para qué sirve realmente.

Hay que dejar claro de antemano que colocarlo es en la actualidad un proceso mucho más seguro de lo que fue en las primeras intervenciones.

El desarrollo tecnológico ha permitido que el estímulo eléctrico que recibe el corazón por parte del marcapasos sea bastante parecido al palpitar natural, la sofisticación de estos instrumentos va a la par con el avance de la tecnología.

Esto ha hecho del marcapasos un aparato muy común del que todos hemos oído, aunque en realidad se ignora mucho de él y de cómo funciona en el organismo.

Cómo Funciona un Marcapasos

¿Qué es un marcapasos?

El marcapasos es un dispositivo pequeño que se emplea para estimular los latidos del corazón, por lo que se implanta en personas que tengan deficiencias cardiacas para regular los latidos.

El corazón es un músculo que, a diferencia del resto, se estimula a sí mismo para moverse y realizar su función primordial: bombear sangre.

Para coordinar y controlar las contracciones producidas por los ventrículos y las aurículas, el corazón cuenta con un circuito eléctrico particular que le permite bombear sangre de 60 a 80 veces por minuto.

Partes de un marcapasos

Por ser un aparato tan pequeño cada una de sus partes resulta de suma importancia y cuenta con dos: la carcasa y las sondas.

La carcasa

La carcasa es un estuche de forma circular de diámetro pequeño, no mayor a 10 cc, relleno de electrónica que se implanta por debajo de la piel, cerca de la clavícula.

Dentro de este se encuentra una batería de litio que da energía al marcapasos y un sistema que monitorea la actividad eléctrica del corazón y le permite actuar en caso de que los latidos sean lentos.

Incluye también un sistema que mide las funciones del marcapasos en general, como la resistencia de las sondas y la carga de la batería.

La carcasa del marcapasos tiene también una antena para transmitir información a un dispositivo externo, algunos modelos tienen sensores que les permiten acelerar la frecuencia cardiaca en caso de que lo vean necesario.

La duración de esta parte del marcapasos es muy breve, por lo que debe cambiarse alrededor de cada ocho años.

Las sondas

Las sondas del marcapasos son electrodos flexibles que conectan las cámaras del corazón a la carcasa, esto a través de las venas.

La carcasa puede conectarse tan solo a una sonda, a dos o a tres en caso de que el paciente sufra insuficiencia cardiaca. En cada caso, de forma respectiva, la batería tendrá una cámara, doble cámara y triple cámara o dos ventriculares.

Cuando se habla de un marcapasos con una sola sonda, este tan solo estimula el ventrículo derecho y los que poseen dos electrodos sirven para el estímulo de la aurícula y el ventrículo derecho.

En cambio, los marcapasos con tres sondas además de estimular las dos zonas referidas, conectan con el ventrículo izquierdo implantada a través del seno coronario.

Algunos marcapasos cuentan con una función de desfibrilación para administrar descargas eléctricas en el caso de que se presentes anomalías graves en el ritmo rápido, como la taquicardia ventricular, esto si es caso de insuficiencia cardiaca.

¿Qué sucede si falla el latido automático?

Cuando el sistema eléctrico natural del corazón, que lo estimula para su funcionamiento y trabajo, falla o presenta defectos, se emplea una especie de batería para sustituir y llevar a cabo las funciones que no se están ejecutando debidamente.

El marcapasos se activa cuando el ritmo cardiaco disminuye a un rango determinado por el médico, por lo general es 60 latidos por minuto.

Algunos modelos de este equipo pueden guardar un registro de la actividad cardiaca, ya que contienen una memoria que guarda esta información.

Cómo Funciona un Marcapasos

De forma natural el corazón ya posee un marcapasos, este se encuentra en las células especializadas del corazón que envían impulsos eléctricos a este para que se contraiga y se adapta de forma regular a las necesidades del organismo.

Cuando se presenta la bradicardia, estas células dejan de trabajar correctamente y es el momento en el que se recurre al marcapasos, el cual monitorea la frecuencia cardiaca a través de la sonda que recoge la señal eléctrica.

Cuando la frecuencia cardiaca baja al límite establecido anteriormente por el médico, mediante la sonda se envía un impulso eléctrico muy leve para provocar la contracción del corazón, así se mantiene un ritmo cardíaco normal.

Publicado en Salud y Belleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *