5 Métodos para bajar la tensión alta (Hipertensión)

La hipertensión es básicamente la presión arterial alta y afecta a gran parte de la población total de España y de todo el mundo, menos de la mitad de este grupo está en control para monitorear y regular esta enfermedad.

Esta afección no muestra ningún signo de advertencia, pero sí genera graves consecuencias y problemas de magnitud.

Un cambio en los hábitos puede ayudar a estabilizar la presión arterial de forma natural, pero existen otros métodos y aquí te explicaremos cuáles son.

5 Métodos para bajar la tensión alta (Hipertensión)

5 Métodos para bajar la tensión alta (Hipertensión)

A continuación te mostramos los mejores métodos para bajar la tensión alta y regularla de forma natural.

1. Disfruta de una actividad física regular

La actividad física regular es muy beneficiosa para el organismo, y con respecto a la tensión arterial no se hace la excepción.

Además de controlar el peso corporal, disminuir el estrés y fortalecer el corazón, el ejercicio hecho cotidianamente ayuda a controlar la presión arterial alta.

El doctor Craft recomienda que las personas hagan un total de 150 minutos de ejercicios semanales de intensidad moderada, esto puede traducirse como una caminata rápida, ejercicios aeróbicos, o cualquier otra actividad que sea de su gusto y con la que ejercite.

2. Come menos sal

Sin percatarse siquiera, muchas personas consumen grandes cantidades de sal diariamente, lo que resulta bastante dañino para el organismo en general.

En los resultados de las estadísticas realizadas por la Asociación Americana del Corazón, se estima que el americano promedio consume un total de 3.400 mg de sal diariamente, siendo el límite pautado de 2.300 mg de sal diarios y si se sufre de presión arterial alta, los niveles deberían estar por debajo de 1.500 mg.

Lo recomendable es empezar a comer bajo en sal, leyendo las etiquetas de los alimentos para saber qué cantidad de sodio contienen, comiendo menos alimentos procesados y asegurándose de reducir las cantidades de sal con las que se realizan las comidas en casa.

3. Añade más potasio a tu dieta

Para regular la frecuencia cardiaca y disminuir las repercusiones del sodio en el cuerpo se recomienda consumir cantidades altas de potasio.

Además de que facilita que el organismo se libera del sodio, el potasio alivia la tensión que puedan estar sufriendo los vasos sanguíneos, ayudando así a reducir la tensión arterial.

Lo mejor es ajustar la dieta para que el consumo de potasio sea alto sin que se tenga que recurrir a suplementos alimenticios, algunos de los alimentos que se pueden comer para lograr esto son:

  • Frutas como el melón, el albaricoque, la naranja, el plátano, el tomate y el aguacate.
  • Los lácteos como la leche, el queso crema y el yogur.
  • Batatas, papas y vegetales que posean hojas verdes.
  • Pescados como el atún y el salmón.
  • Granos como el frijol.
  • Frutos secos, nueces y semillas.

4. Limita tu consumo de alcohol

Algunos investigadores han realizado estudios en los que se plantea que el corazón puede verse beneficiado por el consumo de licor; sin embargo, el consumo de alcohol en grandes cantidades de una sola vez puede aumentar la presión arterial alta.

Se debe controlar el consumo de alcohol ya que las bebidas de este tipo contienen grandes cantidades de calorías y azúcar, lo que promueve el aumento de peso y de grasa en el cuerpo y a su vez contribuir con el aumento excesivo de la presión arterial.

La Asociación Americana del Corazón recomienda que el consumo de alcohol se limite a dos tragos diarios en los hombres y a un solo trago diario en mujeres.

5. Encuentra maneras de reducir tu estrés

Sin importar las circunstancias ni los motivos, todos tenemos estrés diariamente y esto contribuye enormemente al aumento de la presión arterial alta.

Por eso se recomienda liberar el estrés para que así la hipertensión se normalice. Al reducirse el estrés la presión sanguínea y ritmo cardiaco vuelven a la normalidad, pero en medio de situaciones de gran tensión y estrés la presión arterial se ve perjudicada.

Otros métodos para ayudar a aliviar o tratar el estrés incluyen:

Reestructurar tu mentalidad

Concéntrate en lo que puedes controlar y está en tus manos, no en lo externo que depende de otros factores.

Pensar en lo que podría ser resulta perjudicial y crea tensión y mucho estrés, pon tus pensamientos en perspectiva y recuerda lo positivo para apartar las preocupaciones.

Evita los desencadenantes del estrés

Debes evitar las situaciones estresantes que puedan causarte tensión, más aún si son innecesarias.

Toma medidas en tu vida que te alejen de lo que te genere estrés.

Practica la gratitud

Para cambiar el enfoque y liberar nuestra mente de pensamientos negativos y agobiantes es bueno pensar en todo lo positivo que hay en nuestra vida y agradecer por ello.

Agradece a todos los que a tu alrededor reducen el estrés de tu día a día.

Tómate un tiempo para relajarte y disfrutar

Hay que dedicar tiempo a lo que nos hace felices y nos da bienestar, ya sea comer un plato muy elaborado, hacer algún deporte, pintar, o cualquier otra actividad.

Incluye en tu día pequeños momentos en los que disfrutes de algo que te llene.

Publicado en Salud y Belleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *